Tarjetas… problemas.

Las tarjetas de crédito, si no se usan debidamente, son una fuente de problemas, puedes perder el control de tus gastos, adquirir malos hábitos de consumo y endeudarte muy fácilmente. Además suelen tener comisiones, por lo que encima tienes que pagar para obtener algo que, por decirlo un poco suave, puede complicarte la vida.

El dinero electrónico, las anotaciones en cuenta, transferencias, la banca online… es fruto de los extraordinarios avances tecnológicos de nuestra era, tiene muchas ventajas: rapidez, facilidad, comodidad y seguridad.

Lo malo es que es fácil perder la perspectiva.

Es difícil ser siempre consciente de los gastos que estamos realizando, te explicaré algunas razones.

En economía hay un principio generalmente aceptado que consiste en que tenemos predisposición a valorar más o menos el dinero, en función del momento temporal en el que podamos disponer del mismo, preferimos el momento actual al futuro, es decir, 1000 euros de hoy es preferible a 1000 euros dentro de un año, por eso si le dejamos el dinero al banco un año nos dará intereses para compensar el no poder disfrutarlo hoy.

Al abonar una compra con una tarjeta de crédito estamos aplazado el pago por un tiempo, nos pasan el importe al mes que viene y/o lo podemos financiar en cómodos plazos.

  • La idea es que el pago se hará más adelante… por lo que no hay “peligro inminente”.El principio funciona, en el sentido de que preferimos pagar después que ahora…

Otro concepto interesante es que nos cuesta ver lo que está ausente:

“Los hechos no desaparecen aunque sean ignorados” (Aldous Huxley)

Existen muchos ejemplos de esto: en las relaciones de pareja, llaman la atención los grandes gestos, regalar flores, una cena sorpresa, una canción de amor, una promesa a la luz de la luna… y está muy bien, el cine nos lo muestra constantemente, grandes gestos, grandes amores…

Sin embargo, las parejas que llevan años conviviendo con éxito actúan día a día, con pequeñas cosas, detalle a detalle cuidan su amor sin demasiadas “actuaciones”, no destacan tanto pero se quieren igual o más.

Lo mismo pasa con la buena gestión en una empresa, un director que planifica y se anticipa a los problemas, que es precavido y consigue que las cosas se hagan, a tiempo y dentro del presupuesto, se nos presenta casi como aburrido, parece que es mejor el ejecutivo que trabaja como un loco, mueve montañas y  no para de “apagar fuegos” constantemente, solucionando problemas uno  detrás de otro… que se han generado, por otro lado, por su mala administración y gestión…

Cuando pagamos con una tarjeta no nos estamos desprendiendo de nada, solo la pasan por una maquinita, firmamos o ponemos el número “Pin” y nos vamos.

  • La transacción es electrónica, virtual, no la vemos ni tocamos… por lo que resulta fácil, está claro que es más difícil ver realmente lo que estamos haciendo.

Muchas personas tienen verdaderos problemas con el uso de estas “pistolas de plástico”, al ignorar los principios citados anteriormente.

Quiero que seas consciente de algunos de los motivos por los que no es fácil usarlas correctamente, para poder encontrar soluciones y formas de optimizar su manejo en tú beneficio, no en el del banco.

Por último, como recordatorio…

¡Cuidado con el uso incontrolado de las tarjetas de crédito!


¿Puedes opinar al respecto? ¿Hay algún problema más?

About Jorge

Quiero ayudarte a que administres mejor TU dinero. Escribo sobre ahorro, inversión y crecimiento personal con una filosofía minimalista basada en principios como la sencillez, la creación de hábitos positivos, la automatización financiera... para ayudarte a disfrutar tu vida, con más libertad. Invito a la reflexión y, especialmente, a la acción.

5 Responses to Tarjetas… problemas.

  1. gabriel leon 18 diciembre, 2011 at 15:59 #

    como haces en un país como Venezuela para no endeudarte si las tasas de las tarjetas de crédito están reguladas al 29 % y la inflación esta calculada en 35 %. ademas de esto esta el hecho de la inestabilidad jurídica en donde en cualquier momento puede expropiar el banco, por ejemplo emisor de la tarjeta, y no pagar la deuda.

    cual seria su recomendación

  2. Jorge 18 diciembre, 2011 at 16:25 #

    Hola Gabriel, gracias por comentar.

    Entiendo que la situación en Venezuela no es fácil

    Una alternativa es invertir en activos que mantengan tu poder adquisitivo… materias primas, oro etc…

    Ahorrar.

    Consumir menos.

    Educarte financieramente.

    No importa lo que te cobren de intereses… si no usas el crédito.

    Escribiré sobre el tema más adelante.

    Un saludo

  3. Alejandro 7 septiembre, 2012 at 12:50 #

    Totalmente de acuerdo con tu post. En nuestro caso llevamos varios años usando las tarjetas sólo para sacar dinero en cajeros (aprox 1 vez/semana)

    De esta manera nos administramos mejor, sucumbimos menos a la compra compulsiva y, lo que para nosotros es muy importante, dejamos el 100% del dinero para el comerciante.

  4. daniel 20 septiembre, 2016 at 18:42 #

    Muy buen aporte Jorge, soy partidario de antes de que el problema vaya a mayores todo persona con deudas importantes declare a su acreedor su situación de insolvencia , de esa manera podrá negociar con él los plazos adecuados para su abono , por si sirve de ayuda a afectados he publicado un documento de reconocimiento de deuda que espero sirva a las personas con problemas graves de insolvencia modelo de reconocimiento de deuda Gran aporte, gracias

Responder a Alejandro Cancelar respuesta

Improve Your Life, Go The myEASY Way™
Get Adobe Flash player