Que hacer ante un despido… “en potencia”.

Qúe hacer ante un despido

Que hacer ante un despido… “en potencia”…

Lo primero y más básico, aunque nada fácil es…No tener Miedo.

Es difícil pensar en que hacer ante un despido, si estás asustado por tú futuro.

Tenemos una epidemia silenciosa que está haciendo mucho daño, se trata del miedo a ser despedido.

Tengo que reconocer que cuando estoy bajo de ánimo, soy victima de este miedo a ser despedido, me cuesta más hacer las cosas y las hago peor, mi cabeza no fluye y soy menos creativo a la hora de afrontar los problemas.

Parece que cuando más necesito dar lo mejor de mi, porque las cosas están mal y hace falta de verdad, es cuando más me cuesta.

Otras veces lo consigo y eso me anima a seguir creciendo y mantener el listón alto más tiempo… tener menos bajones y mantener el ritmo… y lo que es más importante, interiorizarlo y adquirirlo como un HÁBITO, de forma que después sea un factor por defecto de tu personalidad y lo consigas sin esfuerzo.

Si yo soy capaz de hacerlo, tú también lo eres.

Los que están en paro están mal, no tener trabajo es muy duro, hay mucha gente acercándose cada vez más al abismo… no ya de la necesidad, sino de la miseria absoluta.

Es el mayor drama.

Lo que pasa es que hay más… es cómo en la guerra, en el campo de batalla se producen muchas bajas, se cometen atrocidades impensables en otro contexto. Lo peor son los muertos porque pagan el precio más alto posible, pero es que también hay maltratados, mutilados, quemados etc.

En medio de una “guerra económica” los parados son los muertos… pero dentro de los que tienen empleo existen también los maltratados, mutilados y, nunca mejor, dicho los quemados…

Si ves la guerra en su conjunto, analizarás las bajas en primer lugar, pero si lo haces desde el punto de vista de un soldado/trabajador que acaba de perder una pierna… te fijarás también en otros “detalles”.

Un factor que es importante pero que no se ve, es el sicológico:

  • En un soldado se suele mostrar en su mayor grado cuando regresa a su casa y empieza a mostrar síntomas de que algo no está bien en su cabeza, que ha quedado dañado por dentro.
  • En un trabajador pasa lo mismo, sus problemas se suelen mostrar en su mayor grado cuando regresa a casa, tras su jornada.

Creo que, aunque tengas trabajo, es tremendamente dañina la tensión sicológica, si empiezas a tener miedo a ser despedido, estás perdido.

Desde estar constantemente preocupado por tu futuro, estresado por la incertidumbre y con ansiedad… hasta deprimido o con ideas suicidas…

Las consecuencias son nefastas para tu salud y tu economía.

Es como un soldado paralizado por el miedo en medio de una batalla, la función de protección que posee estar asustado, se pierde si llega a un punto en el que te impide actuar. De hecho, si quiere sobrevivir, es posible que lo que más necesite a pesar de todo, sea valor.

Es difícil, pero lo puedes hacer.

En el trabajo, como en la guerra, es importante estar equilibrado, vale, si tienes un empleo, eres afortunado… pero no basta con eso, tienes que aprender a gestionar el miedo porque si no haces nada para remediarlo te estás debilitando poco a poco.

Puede ser que después de mucho tiempo aguantando en una situación precaria, tus energías disminuyan, te inunde la apatía y te quedes atrofiado.

Es como estar en una isla con poca comida disponible… puedes aguantar un tiempo preocupándote por tu futuro y comiendo mal, pero llega un momento en el que tienes que cambiar y actuar, decidir entre tres opciones:

  1. O me quedo y lucho por tirar hacia adelante sacando lo mejor de la isla, ocupándome de mi supervivencia dejando a un lado las preocupaciones y temores, para emplear toda mi atención en lo que tengo delante.
  2. Me voy a otro lado mientras tenga energías y valor.
  3. O me estreso, me quejo, tengo miedo, me rindo… y muero.

En situaciones difíciles lo mejor que puedes hacer es controlar tu estado de ánimo.

Se trata de Vivir sin Miedo.

No tienes capacidad para actuar sobre los gobiernos, las empresas, el mercado laboral… la economía, en definitiva.

Pero SI tienes capacidad para cambiarte a ti, dejar de tener miedo es como cuando entiendes de repente ese problema de matemáticas que te traía loco, yo a esos momentos los llamo “orgasmos mentales” y es cuando uno ve la luz de repente, cuando se le enciende la bombilla… uno de esos momentos en los que uno dice “eureka” al mismo tiempo que nota una liberación indescriptible en su interior.

Dejar de tener miedo…

  • Es llegar a la mesa del jefe y decirle que lo está haciendo mal, que es mejor hacer esto… o lo otro, que es lo que piensas y te da igual si te despide.
  • Es controlar el riesgo y tomar decisiones.
  • Es reírse de uno mismo, sonreír y tirar hacia adelante con el mayor optimismo disponible.
  • Es descolgar el teléfono y llamar a un cliente difícil.
  • Es decirle que no a una propuesta que no está alineada con tus valores.
  • Es tener energía para hacer lo que tengas que hacer, a pesar de que no te guste.

La idea, en resumen, de este post es la siguiente.

Hay que echarle huevos y tirar “pa lante”, a pesar de todo.

Con esto bastaría para enfrentarse a un mercado laboral/ contexto bélico… difícil.

Lo que pasa es que quería explicarlo de una manera un poco más fina.

Ya sabes que me gusta barrenar un poco, pero lo hago por tu bien, porque me preocupo por ti y me llena tremendamente poder ayudarte.

Me siento útil… haciéndolo.

Un saludo.

PD: Me apetece cambiar de trabajo, me gustaría hacerlo en España, en algo relacionado con las finanzas, pero si en mi país no hay futuro… con mi formación tengo muchas salidas…

Tierra, mar y aire.

¿Y tú, también ves salidas?

Comenta y/o comparte este post.

Gracias!

Si quieres seguir leyendo…

About Jorge

Quiero ayudarte a que administres mejor TU dinero. Escribo sobre ahorro, inversión y crecimiento personal con una filosofía minimalista basada en principios como la sencillez, la creación de hábitos positivos, la automatización financiera... para ayudarte a disfrutar tu vida, con más libertad. Invito a la reflexión y, especialmente, a la acción.

7 Responses to Que hacer ante un despido… “en potencia”.

  1. Eugenio 8 Septiembre, 2012 at 20:30 #

    Totalmente de acuerdo. Lo que comentas es algo que todos creemos que debería ser así, pero a la hora de ponerlo en práctica surgen miles de barreras imaginarias. Sin embargo, por experiencia puedo suscribir punto por punto todo lo que dices.

    • Jorge 10 Septiembre, 2012 at 22:05 #

      Hola Eugenio.

      Sobre las barreras imaginarias… creo que la clave es usar nuestra imaginación para soñar y creer en nuestras posibilidades. No para imaginarnos todo lo malo que nos puede pasar.

      Un saludo

  2. Paloma 10 Septiembre, 2012 at 11:54 #

    Me encanta leerte, Jorge. Yo también estoy preocupada con esta “guerra”.Y te hablo desde el bando de los “muertos”. Sin embargo he llegado a una conclusión. Resistir es interesante, ponerse positivo también, pero sobre todo es interesante estar dispuesto a “cambiar de paradigma” estar dispuesto a modificar los propias formas de ver las cosas. Porque los modelos son los que nos detiene en las viejas fórmulas que ya no funcionan, que se están derrumbando. Esta es una crisis estructural. Cambiar de paradigma significa abrirse a nuevas posibilidade que tal vez habíamos rechazado en el pasado y ver las cosas con ojos nuevos. Sobre todo creer en nuestra capacidad para aprender, autoeducarnos y saber lo que nos conviene. Ahora soy parada emprendedora.

    • Jorge 10 Septiembre, 2012 at 22:11 #

      Muchisismas gracias Paloma!

      Es verdad, aunque algunas veces “resistir es vencer”… es mucho mejor Cambiar de Paradigma.

      Mirar hacia adelante y actuar,además de adaptarse al cambio y evolucionar. Eso es lo que carácteriza a una buena emprendedora.

      Ánimo!!!

  3. Thagodo 11 Septiembre, 2012 at 00:13 #

    Mi primera herida fue un corte rapido y limpio.
    Sucedio 15 minutos antes de la hora de salida,
    despues de casi 4 años luchando en 1º fila.

    Me fui con la cabeza alta no solte ni una sola lagrima, cuando mi enemigo penso que iba a derrumbarme. Consegui aguantar el tipo.

    Tarde 1 mes en conseguir trabajo (en plena crisis) y no recuerso la ultima vez que lloré por el trabajo. He ganado calidad de vida.

    Despues de 9 meses, solo que queda por curar la herida mas dura, la herida del corazón. Sueño con volver a estar en 1º fila con una cicatriz en el corazón que me recuerde las guerras que he pasado y si puede ver en la misma trinquera y con el mismo comandante seria feliz.

    • Jorge 11 Septiembre, 2012 at 19:32 #

      Precioso Tamara.
      Es bueno ver que a pesar de los malos momentos…

      Se sale adelante!!!

      Pd: Aqui estamos para dar fuego de cobertura a quien lo necesite.

  4. alma 8 Marzo, 2014 at 21:40 #

    Me encuentro a caballo entre los muertos y heridos,herida y quemada d varios años….a golpe de poner el lomo,de perder de mi derecho un dia tras otro de poner a disposicion de la empresa mi tiempo y mi vida privada.
    Despues de ver desfilar al setenta por ciento de mis compañeros de mil maneras injustas…creo q ahora m toca a mi….y es ahora cuanto menos miedo tengo porque mi calidad d vida esta tan mermada q hasta veo el final a todo este desproposito como una liberacion.
    Es verdad,los q quedamos trabajando estamos medio muertos……pero no muertos del todo.
    Con la amenaza del despido cada vez mas proxima es cuando mejor me encuentro,recabando informacion y haciendo acopio de fuerzas para luchar y proteger la escasa autoestima que nos han dejado.

Deja un comentario

Improve Your Life, Go The myEASY Way™
Get Adobe Flash player