Penurias… y el principe papa ostias

He leído un libro muy interesante: “The secrets of Consulting” (Gerald M. Weinberg).

Es un libro que habla del mundo de los consultores, he hecho una reseña positiva que puedes leer aquí y decidir si es de tu interés.

Algunos apuntes del autor me ha hecho reflexionar sobre la crisis y las penurias económicas.

Ya se que estas saturado con lo de la crisis, pero este post es diferente.

Estamos en crisis, pero en occidente las cosas aún funcionan…los coches no suelen fallar, los teléfonos tienen cobertura en casi todos lados, los edificios son sólidos y estables…

Nos sentimos seguros, pensamos que el suelo que pisamos es firme, vamos al supermercado y tenemos comida y todo los que nos hace falta. Puede que estemos justitos de dinero y casi no lleguemos… pero, en general, hambre no pasamos.

Esto es genial, hemos alcanzado un bienestar importante.

Lo que pasa es que también hemos desarrollado un síndrome cuyo nombre me voy a inventar ahora mismo…

El “Síndrome del Príncipe Papa ostias”.

Mucha gente cree que todo lo que tenemos ahora es gratis, han nacido en una buena época (yo incluido) y dan por sentado muchas cosas.

El Príncipe Papa ostias se caracteriza por llamar a lo lujos… “necesidades básicas”, confunde lo bueno con lo obligatorio.

Concretando.

  • Asume que tener agua potable en casa es un derecho establecido por ley, ducharse en pleno invierno con agua caliente es normal… no lo valora.
  • Tener tres coches en casa, en necesario.
  • Tener un “iPof” es imprescindible para no ser un pobre diablo.
  • Viste ropas remilgadas y hace apogeo del glamour, como buen príncipe.
  • Usa joyería y complementos caros al mismo tiempo que se pavonea y grita a modo de slogan personal: “Antes muerto que sencillo”.

Ojo, considero que estas cosas no son malas (yo tengo un Smart Phone y me encanta), me refiero a pasar del uso al abuso, sin valorar.

Hay muchas formas de descubrir a este príncipe que casi todos llevamos dentro. Te doy algunas pistas, carencia de principios, individualismo, egoísmo, consumismo e ignorancia…

Es bueno que hayamos avanzado. Es malo olvidarse de lo bueno que es.

Es negativo quejarse de algo que es bueno pero que pensamos que no lo es…

Un poco de perspectiva temporal y espacial:

  • Hace menos de 100 años, occidente estaba en guerra, las mujeres perdían a sus hijos y maridos en el campo de batalla, se cometieron atrocidades y se pasaron penurias inimaginables hoy en día…además no había cobertura 3G…
  • Actualmente pasa lo mismo en otros lugares del mundo… que están al lado.

Hay millones de personas que han muerto y siguen muriendo en condiciones penosas. El camino hasta donde estamos ahora en occidente no ha sido fácil, nuestros ascendientes las han pasado canutas… para que ahora no lo valoremos.

El Príncipe Papa ostias está viviendo un sueño, una ilusión.

Aquí entra la “Crisis, como despertador”.

Una buena definición es esta: “La crisis es el fin de una ilusión”.

Es darse cuenta de que no todo es “regalado”, de repente, descubrimos que las cosas no son tan bonitas, no hay abundancia… y descubrimos la escasez.

La tendencia natural es la de intentar mantener la ilusión, continuar con normalidad, seguir con nuestro ritmo de vida y pensar que todo va a ir bien. Lo que se llama una “huida hacia adelante”.

Esto es contraproducente, negamos la realidad… por lo que no somos realistas y no tomamos medidas drásticas, porque “no pasa nada”.

Como cuando alguien se queda en el paro, le da vergüenza e intenta aparentar normalidad…

Lo primero que tiene que hacer un adicto para curarse, es reconocer su adicción.

Del mismo modo, lo primero que tiene que hacer un “Príncipe” es reconocer su ilusión, salir del sueño y ver la realidad.

Cuando antes dejes de emplear tus energías en continuar la ilusión, antes encontrarás soluciones. Si continuas con la película mental, llegará un momento que no la podrás sostener y el bajón será terrible, puede que, para entonces, el daño ya no tenga remedio.

Es mejor despertar: La vida, por definición es frágil.

Te voy a contar una experiencia personal en un país subdesarrollado, he estado en varios y lo que te quiero contar se repite.

En mi último viaje a la India, experimenté una sensación muy reveladora, relacionado con la seguridad y la vida. India es un país en desarrollo, voy a hablar de forma general,  en relación a la pobreza y falta de desarrollo de algunas zonas.

Al margen de eso, es un gran país.

Allí las cosas fallan, la muerte está en la calle… se ve, las construcciones son inestables, reina una sensación de “incertidumbre” por llamarlo de alguna manera, que inunda la vida de sus habitantes.

Se ve perfectamente la fragilidad de la vida.

Cuando regresé, llegué a París para coger otro avión de enlace a España, dentro del autobús que te lleva a otras terminales, iba pensando en la cantidad de “cosas buenas” que tengo, lo bien que estoy.

Me llamaba mucho la atención que al pasar por un puente no había gente viviendo debajo… no hablo de mendigos… me refiero a millones de personas que viven en cualquier sitio, vías del tren, carreteras secundarias, aceras poco transitadas…

En comparación, occidente es menos frágil.

Pero ojo, se trata solo de un tema cualitativo, la vida tiene la misma futilidad, pero no lo parece porque, por ejemplo, el material del que están hechos los edificios es de mejor calidad, la tecnología disponible es mayor, las carreteras con más seguras, los servicios son mejores…

Es como dos coches, uno de lujo y otro barato. Es normal sentirse más seguro en el de lujo… pero ninguno te va a salvar de un accidente a más de 200 Km.

Con esta perspectiva…

  1. Valora lo que tienes.
  2. Disfruta de la vida y acepta su fragilidad.
  3. Las flores son delicadas, pero no por ello dejan de ser hermosas.
  4. Acepta las crisis.
  5. Crece.

Lo bueno de una crisis, es que como te despierta, te incita a centrarte en lo importante, tienes que decidir lo que es crucial para tu vida. En ese sentido obliga a una reflexión, la escasez te enseña a administrar tus prioridades y escoger lo que es más importante.

Puedes beneficiarte de la crisis… en tu mano está aprender y crecer.

A mi la crisis me ha hecho más feliz.

  • Se me ha quitado la tontería.
  • Valoro más las cosas inmateriales.
  • Disfruto de lo que tengo, lo aprecio y cuido.
  • Soy consciente de lo que es importante y lo que no.
  • No envidio un coche más grande, una casa de lujo, fama…
  • Me he dado cuenta de que no soy un Príncipe… pero tengo otras cosas.
  • Saber que las cosas no son “seguras” hace que las disfrute más.

Si quieres mejorar tu vida un poco, sácale partido a la crisis y haz tu agosto… en medio de la tempestad.

About Jorge

Quiero ayudarte a que administres mejor TU dinero. Escribo sobre ahorro, inversión y crecimiento personal con una filosofía minimalista basada en principios como la sencillez, la creación de hábitos positivos, la automatización financiera... para ayudarte a disfrutar tu vida, con más libertad. Invito a la reflexión y, especialmente, a la acción.

7 Responses to Penurias… y el principe papa ostias

  1. Carlos 5 noviembre, 2011 at 11:31 #

    Jorge, en mi opinión, el mejor post hasta la fecha :), muy inspirador. Da gusto leer cosas así en medio de toda la mierda que nos mandan los medios.
    Adelante

  2. Carlos 5 noviembre, 2011 at 11:38 #

    Por cierto, la metáfora del príncipe me parece buenísima 🙂

  3. Jorge 5 noviembre, 2011 at 16:03 #

    je je je…

  4. Felix 13 diciembre, 2011 at 11:43 #

    Fantástico comentario! en tu línea. Hay que ver la de cosas que damos por hechas -como tú dices- y cuanta falta de cordura necesitamos en “Occidente”. Gracias por hacernos pensar de vez en cuando, jeje!

  5. Jorge 13 diciembre, 2011 at 21:17 #

    Gracias a ti Felix!!

  6. Dani 20 agosto, 2012 at 15:59 #

    Muchas gracias por escribir el post, me ha parecido muy informativo. Y es que rara es la persona que alguna vez no tiene un orden de prioridades que no se corresponde con las cosas que realmente necesita. A muchos de nosotros nos gustaría tener un coche más caro, una casa más grande…mientras tanto miles de personas mueren diariamente de enfermedades que se podrían solucionar, si ese dinero que mucha gente gasta en nimiedades fuera a los sueldos de la mayoría de investigadores en biociencias, que ahora están en paro. Cada muerte prematura de nuestros seres más queridos se paga en cada coche más caro, cada casa más grande…. cada español paga 10 veces más en investigación militar (un país cuyo gasto militar no es alto) que en biociencias y ciencias médicas. Si de verdad se gastase una parte sustancial del sueldo de los españoles en estas ciencias, una revolución sanitaria ocurriría en poco tiempo. A lo mejor soy yo que tengo un orden de prioridades diferente, pero.. ¿Es mejor tener lujos y enfermedad, o una vida más corriente y 20 años más de vida saludable? Eso es lo que nos estamos perdiendo…..

    • Jorge 20 agosto, 2012 at 21:57 #

      Buena reflexión.

      Hace falta más gente como tú, con criterio, para que esa revolución sanitaria ocurra.

      Estamos creciendo, cada día somos más.

Responder a Jorge Cancelar respuesta

Improve Your Life, Go The myEASY Way™
Get Adobe Flash player