Endeudados

Endeudados

He estado leyendo sobre la crisis económica y las burbujas…

No voy a entrar  en teorías económicas, ni a profundizar en el tema. Quiero que se entienda lo que escribo… por eso voy a usar el sentido común…

Lo primero, estamos endeudados, muy endeudados… eso no es sano.

A lo largo de la historia hemos tenido muchas burbujas, su razón está en el comportamiento humano.

Lo curioso es que se repiten.

Cuando se crea una burbuja, hay un momento en el que algunas personas lo ven venir…

Los otros, suelen decir esto:

“Esta vez es diferente”

En ese momento, es cuando hay que preocuparse, podemos cometer el mismo error.

  • A principios de siglo estallo la burbuja de las “puntocom”.
  • Casi una década después estallo la burbuja inmobiliaria.
  • Ahora se empieza a hablar de la burbuja del estado del bienestar.

Las dos primeras están claras, se han confirmado, y nos han llevado a una crisis severa y a la posibilidad de un “problema” con el estado del bienestar, que sería la tercera (en los países desarrollados…).

No tengo ni idea de si esta burbuja en potencia es real y/o hasta donde llegará.

Mi intuición me dice que estamos en los albores de un cambio profundo, una revolución.

Hemos estado viviendo muy por encima de nuestras posibilidades.

Lo últimos 50 años, más o menos, han sido de un crecimiento económico impresionante, acompañado de una gran mejora en la calidad de vida, la sociedad ha evolucionado de manera espectacular.

El ser humano puede hacer grandes cosas.

Pero ahora, hay problemas graves.

El principal es el exceso de deuda, privada y pública.

Del resto, no me apetece hablar mucho… solo comentar que faltan principios y sobran… excesos.

El caso es que actualmente estamos asfixiados por el dinero que debemos, la economía ha acabado creciendo a base de deuda, hemos estado gastando y consumiendo ahora, el dinero que supuestamente ingresaríamos mañana… hemos vivido un bonito sueño.

Un obrero cualquiera podía comprase una casa grande, coche nuevo… un estilo de vida opulento, pidiendo dinero prestado, con la intención de ir pagando “poco a poco” en unos “cuantos” añitos.

La gente más pudiente, peor aún.

Es cómo lo que explico en el post Tarjetas… problemas, pero a lo grande, más bien a lo bestia…

No es lógico, ganar poco, gastar mucho, y vivir a un nivel superior al que te puedes permitir… durante mucho tiempo.

Ahora llegó la era del “des-endeudamiento”.

Para eso, 3 cosas:

  1. Si nos pasamos en reducir el gasto, podemos quedarnos secos. La planta de la economía no necesita esteroides…como le han estado suministrando, pero sí un poco de agua.
  2. Es necesario un crecimiento más sano, sin pelotazos, ni tanta ingeniería financiera… pero sí de economía real.
  3. Hay que aburrirse un poco, tiene que ganar terreno el ahorro sistemático, la austeridad, actividades económicas más tradicionales, tener los pies en la tierra…sí, lo reconozco, era más divertido el crecimiento alocado…pero ya encontraremos maneras de pasarlo bien.

No estoy seguro de que hayamos aprendido la lección, para hacer esto, la sensación que tengo es que cuando la cosa mejore… tendremos tendencia a repetir el comportamiento.

Aunque eso depende de cada uno de nosotros.

Es cómo un chico que suspende muchas asignaturas, en el momento de dar las notas a sus padres, está arrepentido. Les promete que para la próxima estudiará, que realizará sus tareas diariamente, atenderá en clase y pondrá interés…

Lo dice de verdad, lo siente (salvo que sea un caso perdido…) y quiere hacerlo, pero es muy probable que no lo consiga. Necesita un cambio de paradigma, dar un salto cualitativo, darse cuenta realmente que no puede seguir haciendo lo que ha hecho hasta ahora…

Tiene que interiorizar la importancia del estudio, entenderlo realmente, cambiar sus hábitos y mejorar, de verdad.

No le será fácil por la inercia, y las malas costumbres.

Lo bueno es que tú no eres un niño, y puedes dirigir tu vida hacia el mejor de los caminos posibles, para ello te regalo 7 medidas generales al final del post, más adelante entraré en más detalle.

Hemos tenido grandes avances en la historia de la humanidad, grandes civilizaciones han crecido, para después, desaparecer:

Los egipcios, los Aztecas, la cultura Griega (míralos ahora), el Imperio Romano, el esplendor de España y Portugal cuando se descubrió América, los Árabes…

Está claro que todo llega, y todo pasa…

Ahora la supremacía económica está principalmente en Estados Unidos y Europa…pero perdiendo peso en comparación con otros, que crecen a un ritmo muy alto.

¿Cómo saber que este “reinado” no se irá por el retrete cómo los demás?

Fácil, si seguimos haciendo lo mismo, más o menos, es probable.

Pero ojo.

Hay otra supremacía, que está por encima de los territorios y los países, la de las grandes corporaciones, la supremacía del capital.

Las 500 mayores empresas, poseen más de la mitad de la riqueza mundial.

Tienen dinero, influencia y poder… además de marketing.

Con la bandera del máximo beneficio y de la libre competencia están influenciando sobremanera en el mundo.

Generalmente producen donde les resulta más económico y venden donde lo pueden cobrar más caro.

Cada vez es más fácil la externalización de servicios, con Internet ni siquiera hace falta ir a países en vías de desarrollo, podemos contratar trabajos a un coste mucho más bajo sin salir de casa…

El mercado laboral está a la baja, el trabajo cada vez vale menos, estás compitiendo a nivel global. Si no tienes nada especial y diferente que ofrecer, ya te puedes poner a la cola… hay gente que está dispuesta a hacer más que tú, por menos dinero.

Te puede gustar o no, pero es lo que está ocurriendo.

Aquí entra el posible “ataque” al estado del bienestar… se están perdiendo derechos adquiridos, los principios se someten al rendimiento, el medioambiente… no es rentable…

Esto es uno de los motivos (entre otros) por los que la gente se está manifestando, desde la primavera árabe, hasta las revueltas en Europa pasando por el 15M en España y las concentraciones en Estados Unidos.

Las vías de escape y crecimiento que veo son:

  1. La educación y la cultura.
  2. Emprender, montar un negocio, una microempresa.
  3. Ahorrar e invertir.
  4. Ser diferente, tener curiosidad y aprender.
  5. Adaptarse a la nueva situación, no quejarse.
  6. Cambiar nuestra mente, de opinión, permanecer abierto a lo nuevo.
  7. No tener miedo.

La última, es una de las más importantes, el miedo es cómo un gas paralizante, se extiende muy rápido, actualmente existe un miedo atroz a perder el trabajo… o a no encontrarlo. Por eso se cede, por eso se está quieto, se ruega por un empleo, se permiten cosas increíbles…

Por eso, si consigues dominarlo y vivir sin miedo, estarás más preparado que el 90% de la gente…

Piensa que teniendo miedo no se soluciona nada, que lo que tenga que pasar parará igual al margen de tus sentimientos.

Te vas a morir dentro de unos años (tranquilo a todo el mundo le pasa…:)) es un buen motor para perder el miedo a hacer cosas.

Yo, me levanto por las mañanas, me miro al espejo y pienso “no tengo miedo”.

Algunas veces no me funciona…pero sigo hacia adelante.

Para terminar, y a modo de resumen:

Hemos crecido sobre una base inclinada (mira la foto) si no cambiamos…puede que se caiga todo, pero aún podemos evitarlo, si te centras en lo que está a tu alcance y tomas medidas.

Te animo a comentar brevemente lo que te apetezca!!

PD: la foto es cortesía de Christian Ferrari

About Jorge

Quiero ayudarte a que administres mejor TU dinero. Escribo sobre ahorro, inversión y crecimiento personal con una filosofía minimalista basada en principios como la sencillez, la creación de hábitos positivos, la automatización financiera... para ayudarte a disfrutar tu vida, con más libertad. Invito a la reflexión y, especialmente, a la acción.

2 Responses to Endeudados

  1. Javier Silva Lima 14 octubre, 2011 at 23:25 #

    Interesante articulo como casi todos, que refleja la realidad de lo que esta ocurriendo..

  2. Jorge 15 octubre, 2011 at 00:11 #

    Gracias!

    Un saludo

Responder a Jorge Cancelar respuesta

Improve Your Life, Go The myEASY Way™
Get Adobe Flash player