CONOCEME

Me llamo Jorge Méndez Abonjo.

Soy una persona normal, apasionada y trabajadora, tengo dos hijos y una esposa maravillosa. Me gustaría poder ayudar a la gente.

Me he  Licenciado en Administración y Dirección de Empresas (2010).

No soy un licenciado corriente, pues he tenido que compatibilizar mi formación con trabajos a tiempo completo, con mucho esfuerzo, lo que me ha permitido adquirir disciplina, flexibilidad y adaptación, además de imaginación…

Empecé a trabajar con 19 años y ahora tengo más de 11 años de Vida Laboral, he sido operario, conductor, mozo de almacén, peón especialista, operario de cadena, vigilante de seguridad, jefe de equipo , coordinador… en muchos sectores.

Lo que más me gusta es la economía, especialmente las finanzas.

Puedes ver mi perfil en Linkedin.

El Blog.

Lo que pretendo es ayudarte a mejorar tu situación económica y tus finanzas personales, para que puedes disfrutar de tu vida plenamente.

Para ello pongo a tu disposición un montón de consejos, trucos, ideas de mejora y soluciones.

Dependiendo de tu situación actual, podrás beneficiarte de lo que mejor se adapte a tus necesidades:

1. Situaciones complicadas: para situaciones difíciles te aporto medidas extraordinarias, son impactantes pero eficaces.
2. Situaciones leves: se trata de mejorar, ser más eficiente: ganando más dinero, ahorrando y gastando en lo que realmente te gusta.
3. Situaciones buenas: en este caso lo que pretendo es un poco más, cuando ya estás medianamente satisfecho con tu economía.. es momento de pensar a lo grande, de salir de la rutina haciendo cosas diferentes y crecer como persona. Es momento de Liberarse.

Mi Historia.

Soy de Vigo, una preciosa ciudad del noroeste de España en la costa del Océano Atlántico.
Crecí en un barrio obrero, humilde y con algunos problemas.
Mis padres, que habían estado emigrados en Francia, vinieron a la ciudad buscando una oportunidad como muchos otros. Trabajaron muy duro muchos años, apretándose el cinturón.
Tienen mucho mérito.

Desde muy pequeño me he visto obligado a luchar y defenderme porque en el barrio había, entre otras cosas, problemas de delincuencia motivados por la droga. Mis padres tenían un bar y yo tenía que estar mucho tiempo en la calle sorteando la clase de cosas que pasan en un lugar conflictivo.

Lo pasé mal, no fue fácil.

En la adolescencia continuaron los problemas, cometí muchos errores y me fue mal en los estudios.

Más adelante conocí a la que es ahora mi mujer, me puse a trabajar y a tirar hacia adelante, ella se fue de casa muy joven y sin dinero, empezó a trabajar.

En esta etapa empecé a pensar en las dificultades que tiene la gente normal, que vive de un salario y tiene que pagar un alquiler o hipoteca. La fragilidad que supone estar a un par de sueldos de la “bancarrota”, de quedarse sin liquidez…
Pero lo más importante es como afecta esta inseguridad a nuestra salud, física y mental, a nuestras relaciones, nuestros seres queridos, nuestro estado de ánimo… en definitiva a nuestra felicidad y bienestar.

Asumí la responsabilidad de la situación y decidí tomar medidas.

Decidí ponerme a estudiar en lo que siempre me ha gustado: la economía, pero no sólo a gran escala sino en detalle, las finanzas personales… la economía de cada día.. la del presupuesto familiar. Era en lo que estábamos metidos diariamente y quería mejorar, no quería estar en la “carrera de la rata” corriendo y corriendo sin avanzar y dejándome la vida en ello.
Es increíble lo mucho que se aprende en la facultad sobre administración, finanzas, contabilidad… si lo estás aplicando cada día en tu casa, por necesidad. Por otro lado también es interesante comparar lo que ves diariamente en las empresas que trabajas con las explicaciones teóricas en la universidad. Unir la teoría con la práctica es la mejor manera de aprender.

El problema era compatibilizar un trabajo a tiempo completo, con una carrera presencial. Además empecé a estudiar inglés en la Escuela oficial de idiomas y tenía obligaciones familiares.

No lo conseguí…

No tenía tiempo, ni energía, andaba siempre apurado, tenía problemas para concentrarme y para llegar a los sitios…la prioridad era el empleo y constantemente sacrificaba mi formación y vida personal… Pasaron varios años y mi aprendizaje no avanzaba como yo quería.

A pesar de todo no desistí ni abandoné, estaba acostumbrado a cometer errores y superar dificultades.

Me centré en resolver una pregunta: ¿Cómo puedo hacer para llevar todo esto adelante, con las limitaciones que tengo?

Busqué soluciones: leí y pensé mucho, probé muchas cosas, hice cambios de todo tipo.

Encontré algunas repuestas y comencé a mejorar mi vida, obtener resultados, administrar mejor el tiempo, adquirir disciplina, centrarme en lo importante y establecer prioridades, ganar más dinero, ahorrar, empezar a invertir etc.

Conseguimos estabilidad, nos casamos. Avancé en mi formación… las cosas empezaron a mejorar.
Tuvimos nuestro primer hijo en el 2008, fue genial, aunque aumentaron los compromisos. Conseguí mantener la concentración y entré en la recta final de la carrera con ganas, para finalizarla con éxito en Julio de 2010, leyendo al mismo tiempo por interés personal un montón de libros, periódicos económicos, blogs.. para continuar creciendo y mejorando cada día.

Hemos empezado a vivir con holgura, llegamos a fin de mes y disponemos de ahorros suficientes para afrontar imprevistos, tenemos más calidad de vida y tranquilidad, planificamos y podemos permitirnos algunos lujos…

En la playa

Lo conseguimos.

Es bonito pararse un momento, mirar atrás y ver todo lo que has avanzado… pero mejor aún es mirar hacia adelante con ilusión y una sonrisa en la mejilla…

Una vez finalizada la carrera solicité mi admisión en un reconocida escuela de negocios para realizar un Máster, un MBA.
Me admitieron… pero cambié de opinión y decidí no hacerlo.

Mi argumento es este (y no es solo mio): si las escuelas de negocios se preocupan por admitir buenos candidatos, con potencial, para que al salir tengan éxito profesional y le den prestigio a la organización. Muy probablemente esos mismos estudiantes tendrían éxito igual, sin realizar el máster.
Por eso considero que si eres la clase de persona que admitiría una escuela de negocios de prestigio, también lo puedes hacer bien sin ir, estás capacitado, puedes aprender igualmente: leer buenos libros, asistir a seminarios, cursos, conocer gente interesante… Ser autodidacta, hacerse a uno mismo, sin la necesidad de gastar un dineral…o mejor, gastarlo a la carta en lo que uno estima que es mejor, un proyecto empresarial, viajes de crecimiento personal o de idiomas y en experimentar.

De todas formas, un MBA es positivo, la duda es si realmente su valor justifica su alto coste.
No descarto realizar uno en el futuro, si cambio de opinión… pero tengo otro proyecto en mente.

Este blog.

Quiero aportar, enseñar lo que he aprendido, mi intención es mejorar la vida de los demás y hacer un Blog útil y entretenido. En el camino espero descubrir nuevas ideas y mejorar diariamente.
Estoy muy ilusionado, el 1 de Marzo ha nacido nuestro segundo hijo, es una niña y se parece a su madre.

Ha venido con este blog bajo el brazo…

Puedes SUSCRIBIRTE AQUI

Improve Your Life, Go The myEASY Way™
Get Adobe Flash player